Evolución e historia de los rinocerontes

Evolución e historia de los rinocerontes

Evolución e historia de los rinocerontes

Los rinocerontes son criaturas singulares. Despiertan el interés de muchos, ya sea por sus grandes proporciones o sus temibles cuernos. Existen  varios tipos de esta especie en el mundo, siendo los más conocidos los rinocerontes blancos y los rinocerontes negros africanos, aunque existen otras variantes como el rinoceronte de la India o el rinoceronte de Sumatra.

Pero para poder conocer un poco más de su historia y evolución, nuestro portal ha preparado un breve artículo que sirva de acercamiento a la vida de los rinocerontes.

Primero recapitulemos algunos aspectos básicos. Rinoceronte es el nombre abreviado que recibe un grupo conformado por cinco especies que llegan a nuestros días de perisodáctilos de la familia Rhinocerotidae, siendo África y Asia las cunas originales de estos ejemplares.

Son criaturas de un tamaño considerable y de gran volumen, con una piel gruesa de color generalmente oscuro. Son mamíferos herbívoros con una alimentación basada fundamentalmente en el consumo de hojas, ramas y frutos silvestres.

Poseen unos cuernos distintivos, que en dependencia del tipo de rinoceronte pueden ser 2 o 1. Precisamente esta parte de su cuerpo es el principal motivo de la caza indiscriminada por parte del hombre. Algunos porque creen que tiene propiedades curativas, otros porque encuentran su valor utilitario en la confección de artículos de decoración.

Evolución de los rinocerontes

Dicho esto, podemos enfocarnos en su origen y evolución. Obviamente, su aparición está asociada al origen mismo de los mamíferos en la tierra. Estos tuvieron un punto de auge en su proceso de formación durante el período Terciario, luego de la extinción de los dinosaurios en el Cretáceo. 

Los mamíferos se diseminaron y subdividieron en distintos tipos que resultaron en los grupos que conocemos hoy. Dentro de estas agrupaciones de animales se encontraban los ungulados, que se distinguían por poseer pezuñas en los dedos que facilitaban el desplazamiento sobre las superficies duras.

El aspecto de muchos de estos ungulados era muy singular y primitivo. Un ejemplo lo constituye el uintaterio de Norteamérica, un gran herbívoro con características fenotípicas similares a las de un rinoceronte actual, pues incluso, tenía en la cabeza una serie de protuberancias óseas que pudo haber utilizado como método de defensa.

Luego de la desaparición de muchas de las familias de mamíferos producto de una etapa de repentinos cambios climáticos hace alrededor de 40 millones de años, llegó el Mioceno con un clima mucho más agradable que facilitó la existencia de grandes grupos de herbívoros, entre los que se encontraban los ungulados, cuyo proceso evolutivo resultó en la aparición de dos grandes grupos: artiodáctilos y perisodáctilos.

De los perisodáctilos, se desgajan 3 familias sobrevivientes que son los équidos, los tapíridos y los rinoceróntidos, siendo esta última la relacionada con los rinocerontes actuales. En el Eoceno, esta familia comenzó a distinguirse de otros perisodáctilos. Sus primeros miembros eran de tamaño pequeño y se encontraban dispersos por distintas regiones de Europa, Asia y Norteamérica, hasta que comenzaron a extinguirse algunas especies menores.

Historia de los rinocerontes

Dentro de los ejemplares que sobrevivieron este momento, encontramos el Menoceras, con un tamaño similar al de un cerdo y con cuernos a ambos lados de la cabeza; y el Teleoceras norteamericano, que poseía un cuerpo voluminoso sobre patas bastante cortas. Sin embargo,  las especies oriundas del territorio norteamericano, desaparecieron durante el Plioceno.

Diversas hipótesis aseguran que la dispersión por el Asia de los rinocerontes modernos comenzó a partir del Mioceno. Hubo especies que resitieron la glaciación más reciente y poblaron la zona europea hace alrededor de 10 mil años. Se pueden citar ejemplares como el rinoceronte lanudo y el conocido como unicornio gigante que habitaron a lo largo de la región euroasiática pero también desaparecieron.

De las especies actuales, la más longeva es el rinoceronte de Sumatra, con un origen de hace 15 millones de años atrás y cuyo único pariente cercano, el rinoceronte lanudo, ya se encuentra extinto. No es el caso de los ejemplares de la India y de Java, grupos de animales emparentados entre sí y descendientes de un linaje asiático con un origen más reciente.

Las especies africanas actuales, el rinoceronte blanco y el rinoceronte negro, tienen una ascendencia común, que vino a separarse durante los inicios del Plioceno. Incluso, estos dos ejemplares poseen tal proximidad que pueden llegar a aparearse y reproducirse entre ellos sin grandes complicaciones.

Esta especie del mundo animal se encuentra en grave peligro. La idea de su desaparición cada vez cobra más fuerza y en casos como en el del rinoceronte negro o el de Sumatra, ya casi es un hecho. El hombre es uno de los principales responsables de este escenario. Sus manifestaciones irresponsables han servido como catalizador de una situación que casi se torna inevitable. Por esta razón, cualquier iniciativa que surja en pos de preservar la especie es bien recibida y sumamente necesaria.

Compártelo en tu red social: