Cuernos de los rinocerontes

Cuernos de los rinocerontes

Cuernos de los rinocerontes

El rinoceronte ha sido, en el devenir de la historia de los seres humanos, una especie con cierto halo de misticismo. Mucho ha tenido que ver en ello su cuerno, venerado por algunas culturas, utilizado en rituales y prácticas medicinales asiáticas.

Debido a la incisiva persecución que ha tenido lugar durante siglos, algunas especies de rinocerontes se encuentran actualmente en peligro de extinción, como es el caso del rinoceronte indio, del cual sobreviven apenas entre 2000 y 3000 ejemplares en el mundo. Además del indio, otras cuatro clases de rinoceronte existen hoy: el negro, el blanco, el de Sumatra y el de Java. Es este último el que se encuentra en una situación más alarmante, pues sobreviven apenas sesenta en libertad.

Características de los cuernos

Algunos rinocerontes poseen un solo cuerno, mientras que otras especies poseen dos. En ambos casos, esta preciada parte del cuerpo se encuentra ubicada encima de la nariz del animal. Su longitud suele variar, entre los 20 y 140 centímetros en cada caso. 

Su coloración es oscura, como es en general la piel del rinoceronte, es poco denso y no muy duro al tacto. Dicha dureza y densidad es similar a los huesos comunes en los mamíferos cérvidos (como el reno y la cabra montesa). Esta es una diferencia con respecto a otros animales que presentan cuernos en su fisonomía, como los pertenecientes a la familia de los bóvidos (dígase las cabras, antílopes, ovejas). Otro contraste entre cérvidos y bóvidos es que en los primeros, los cuernos de los primeros caen y vuelven a crecer cada año, o una vez cortados o rebajados intencionalmente.

Fotos de cuernos de rinocerontes

Composición del cuerno del rinoceronte

Es en la composición del cuerno de rinoceronte donde radica su mayor atractivo para los seres humanos, y por consiguiente, la perdición para este prehistórico animal, que a menudo se haya acorralado para ser despojado de una parte de su cuerpo.

Suele existir una confusión con frecuencia, respecto a  la conformación del cuerno en su interior. No es, pues, de pelos, sino de unas fibras muy compactas de queratina. Esa sustancia se encuentra también en otras partes de los cuerpos de animales, y hasta del ser humano, específicamente en las uñas y el cabello, pero también en las plumas de las aves o las espinas de los puercoespines.

Lo que otorga un carácter especial al cuerno del rinoceronte es, entonces, que el mismo está compuesto en su totalidad por la queratina. Y la conexión que une al cuerno con el resto de la cabeza es también peculiar, dado que no se fija al hueso del cráneo, sino que entre el hueso y el hocico existe una protuberancia endurecida sobre la piel.

¿Para qué usan los cuernos los rinocerontes?

Aunque se han realizado estudios, los científicos no han podido precisar a ciencia cierta cuál es la función biológica del  cuerno de los rinocerontes. En ese sentido, se ha notado cierta incomodidad en las hembras que deben cuidar a sus crías, una vez que les ha sido mutilado el cuerno a propósito.

A diferencia de otros animales que utilizan sus cuernos para defenderse o para atacar y conseguir alimentos o vivienda, el rinoceronte no emplea esta parte de su cuerpo como arma de combate. Ante los humanos, no obstante, si pudiera funcionar como arma intimidante, solo por su apariencia.

Cuernos de rinocerontes

Consciente de ese efecto intimidatorio, quizás, el rinoceronte lo emplea intencionalmente para ahuyentar a los depredadores que le acechen. Así, este animal coloca su cuerno en línea recta hacia su oponente, aunque no pueda emplearlo efectivamente en el combate.

En el caso de los machos, su función es más evidente en la temporada de celo. Las hembras pueden distinguir a los machos sanos con quienes deseen acoplarse para dejar descendencia, a partir de la apariencia del cuerno. Al primer vistazo, si el cuerno luce sano, el animal en general también lo estará.

Mitos sobre los cuernos de los rinocerontes

El cuerno del rinoceronte es muy demandado en ciertas culturas euroasiáticas desde hace muchos siglos atrás. En países de Oriente Medio, como en Yemen, es utilizado para la confección de empuñaduras de dagas, cuyos dueños son los hombres mayores de catorce años.

Las creencias populares de estos sitios lo asocian con supuestos efectos afrodisíacos, por los cuales son frecuentemente solicitados. En cambio, un efecto que sí se le atribuye con más razón suele ser como sustancia calmante, para tratar la fiebre y la hipertensión.

No obstante, más allá de los mitos y suposiciones acerca de los valores del cuerno, el del rinoceronte africano es empleado también en la fabricación de medicamentos de la farmacología tradicional china. En estos predios, sus poderes curativos han sido verificados. 

Compártelo en tu red social: